¿Quién es Jesucristo?

timeline_pre_loader
Humildes Comienzos

Él es el Hijo unigénito de Dios, aunque vino desde el trono de Su Padre al vientre de una mujer.

Se convirtió en el Hijo de Hombre para que nosotros pudiéramos volvernos hijos de Dios.

Fue concebido por el Espíritu Santo, y nació de una virgen. Él vivió en la pobreza, y era desconocido fuera de Nazaret. No tuvo ni riquezas, ni influencias.

Él dejó sus vestiduras púrpura por un vestido de campesino. Era rico, pero por nosotros se hizo pobre.

Durmió en el establo de otro; cabalgó el asno de otro; fue sepultado en la tumba de otro.
Ministerio Milagroso

La historia nunca ha conocido a otro como Él.

De bebé, asustó a un rey.

De niño, asombró a teólogos con Su conocimiento y sabiduría, porque Su conocimiento venía directamente de Dios.

De adulto, gobernó sobre los elementos y calmó el mar embravecido.

Sanó sin medicinas, y alimentó a miles con el almuerzo de un niño.

Hasta los demonios le obedecían, y Él le dio de nuevo la vida a aquellos que estaban muertos.

Aún así, sufrió y soportó en Su cuerpo y alma la ira de Dios contra el pecado de toda la raza humana.

Fue desechado y despreciado entre los hombres. Aunque era inocente, fue condenado por un juez civil y sentenciado a morir en una cruz.
Impacto Que Cambia Vidas

Mediante Su sufrimiento y muerte

Él pagó completamente los pecados de todos los que crean en Él.

Nos libró del juicio certero y de la condenación eterna de Dios que iba a caer sobre todos nosotros.

Algunos han dado sus vidas por otros, y grandes hombres han ido y venido, pero Jesucristo continúa viviendo.

Herodes no pudo matarlo. Satanás no pudo detenerlo.

La muerte no pudo destruirlo.

La tumba no pudo retenerlo.

Habiendo satisfecho completamente la justicia perfecta de Dios, conquistó la muerte y resucitó al tercer día, como dijo que lo haría.
¡Una Pregunta para Cada Uno de Nosotros!

Por los pasados 2.000 años, cada hombre, mujer, y niño, ha sido confrontado con la misma pregunta.

En Mateo 16:15, Jesús lo dijo de esta manera: ‘Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?’ Uno de sus discípulos, Simón Pedro, respondió: ‘Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios Viviente.’ Ahora es su turno.
¿Quién cree usted que es Él?

Dios sabe quién eres, te ama y quiere que lo conozcas a Él y lo ames.

¿Cómo se logra esto?

Primero, tienes que admitir que, como todos nosotros, eres un pecador. Ser pecadores significa que somos imperfectos y hacemos lo incorrecto; quedamos cortos de alcanzar su norma perfecta. También significa que estamos separados de Él y merecemos su juicio.

¡Pero Él nos ama! Dios envió a su propio hijo, Jesucristo, para morir por nuestros pecados. Él murió por tus pecados. Fue castigado para que tu no tengas que ser castigado. No solo eso, sino que la muerte no lo derrotó a Él. Luego de tres días, Jesús resucitó de entre los muertos, ¡nuevamente vivo!

Confiar en el sacrificio de Jesús es la única forma de encontrar el perdón de Dios y de comenzar una relación con Él. Te animamos a tomar este paso de fe hoy. Para hacerlo, simplemente habla con Dios –esto se llama orar– y dile que crees en su Hijo. Sugerimos una oración como ésta:

“Querido Señor Jesús,

Sé que soy un pecador. Te pido perdón y me aparto del pecado. Creo que moriste por mis pecados y resucitaste para darme una nueva vida. Te entrego el control de mi vida. Confío en ti como mi Señor y Salvador por el resto de mi vida.

En tu nombre, amén.”

Si oraste esta oración o si tienes preguntas, por favor compártelo con nosotros utilizando los botones de abajo.

SI. ORE LA ORACION

SI. ORE LA ORACION

NO, PERO TENGO DUDAS

NO, PERO TENGO DUDAS